GRUPO VOLVER A VIVIR: Asistencia especial a padres y familias que hayan perdido un hijo o un ser querido


Volver a Vivir Volver a Vivir es un grupo de contención emocional y asistencia espiritual para padres y familiares que hayan perdido un hijo o un ser querido en diferentes circunstancias difíciles, como ser...
en accidentes, enfermedades de tiempo prolongado o terminal, o causadas por otras situaciones. Será abierto únicamente a quienes sean familiares que los incluya dentro de las circunstancias que se mencionan anteriormente. Quienes tengan indirectamente un interés en trabajar para el grupo deberán realizar una entrevista previa con el coordinador y el moderador del grupo para identificar su necesidad y posterior alcance de su función. Tendrá su coordinación a través de la Red Solidaria En Misión, un programa ONG de ayuda humanitaria con la cobertura de la Fundación Trabajo Especial Con Amor. El grupo tendrá también un brazo de prevención para colaborar a través de los medios de prensa, autoridades de salud, autoridades municipales, comunales y policiales para trabajar en conjunto, asistir, aconsejar, colaborar en campañas de prevención, concientización, etc. Los métodos serán siempre de asistencia voluntaria y no de imposición ni de obligación, tanto dentro del grupo entre sus participantes como en las tareas que se realicen hacia la comunidad en general. Siendo un grupo de característica básicamente cristiana el lema de unidad se centralizará en la fe y creencia en Cristo, aceptándose dentro del grupo la participación de personas de distintas apreciaciones y credos, siempre y cuando se respete el lema y no se incluyan puntos de vista, pensamientos o apreciaciones que generen controversias en la posición de otros miembros del grupo. De esta manera estará abierto a la participación de personas representativas que busquen ayudar y asistir a los miembros del grupo. Si bien el grupo estará distinguido principalmente en lo concerniente a los valores y la fe cristiana desde su concepción, no debe ser un grupo religioso en sí, sino imparcial en ideas, pensamientos y creencias. Las condiciones son tener buena actitud, escuchar, ser breve y conciso cuando se nos da la palabra y generar una buena relación entre los miembros y para con las autoridades y comunidad en general. Quienes trabajen lo harán de manera voluntaria y solidaria no percibiendo ningún tipo de retribución ni paga por los servicios que brinde. No obstante, el grupo podrá solventarse con aportes solidarios para ser cubiertos los gastos de viajes para la atención de necesidades básicas que se requieran. El grupo se reunirá como mínimo una vez por mes, en un local que esté adaptado a tal fin, siempre que no sea un ámbito permanente de reunión de un grupo religioso o político. El grupo no debe ser un grupo de duelo sino de contención, consuelo y fortaleza. Los padres son los que deberán formar una comisión de trabajo para reunirse, realizar tareas en conjunto, representar al grupo ante instituciones. La Comisión podrá estar representada por un Presidente y un Secretario. El coordinador de la Red colaborará con las tareas del grupo en la medida de las posibilidades, asimismo las autoridades de la comisión directiva. Para su concepción los participantes realizarán un acta de constitución a los fines de iniciar la labor en forma oficial. Todas las tareas serán informadas desde la oficina de comunicación social de la Red por medio de gacetillas, emails, notas, publicaciones en revistas, etc. El grupo podrá tener asistentes en el área espiritual y podrán colaborar profesionales en la materia para contribuir a un buen estímulo y atención de las necesidades del grupo. Podrá tener tiempos de música, teatro, arte y cultura a los fines de motivar y alentar a los asistentes, darle esparcimiento, salidas, tareas en conjunto con la Red en proyectos de misiones de asistencia humanitaria, realizar oración, participar de lecturas bíblicas y otros programas de carácter solidario.